cuidado del bebé

Una adulta perdida en el mundo de los bebés

Advertencia: No, no es queja, es una reflexión de un momento preciso de mi día. Los días se superan y pasan. Yo estoy bien, amo a mi hijo y estoy aprendiendo con él, jamás imaginé el reto que es ser mamá. De repente me sentí una adulta perdida en el mundo de los bebés., desbordada por no poder entenderlo.

Muchos me dirán es una etapa, ya pasará pero es que cuando lo vives parece que el tiempo se detiene y solo existe el ahora.

Dirán, ¡qué exagerada!

Mientras doy el pecho, hago scroll en el Instagram y veo como me pierdo el cumpleaños de una amiga, la boda de otra, los viajes en bikini, vino blanco y las fotos del atardecer.

Miro como si eso formara parte de mi pasado, uno que echo de menos y siento envidia de todos los que viven su vida de adultos sin hijos. Miro por una pantalla como el verano se disfruta a un lado de la piscina, mientras tanto, mi principal objetivo este verano es lograr que mi bebé deje de llorar, que logre quedarse dormido y sobre todo, que duerma en la cuna. No pido mucho, que duerma 30 minutos en la cuna para poder ducharme y quitarme el sudor de hace dos días. Prepararme algo de comer y sobre todo, comer sin tenerlo encima.

Amo, me encanta que duerma en mi pecho y en mis brazos pero el mundo exterior, el mundo adulto no me permite detener el tiempo, algo tengo que hacer para sentir que todavía pertenezco a eso que parece que lo tuve un día.

Adulta perdida en el mundo de los bebés

Y me dirán: ya tendrás tiempo y, lo echarás de menos, pero es que ahora, el presente es lo único que me vale y tiene sentido (o quizá no), mi mente no es capaz de visualizarme ni siquiera de aquí a una semana. Quiero un momento libre para mi, no pido mucho, 30 minutos serían suficientes para tomar algo fresco sin tener al bebé encima y poder sentir que no he perdido del todo esa vida que tuve antes y esta vida adulta que va corriendo con prisas.

Es duro no ver a nadie más, más que a un bebé que demanda amor, alimento y cuidado. Mi monotema sobre bebés me cansa hasta a mi. Quiero estar ahí del otro lado de la pantalla, con esa gente adulta.

Con esos amigos que están como en otro tiempo y en otro espacio. Hablar con otros adultos y de sus vidas, porque la mía es un loop.

Escribo esto un sábado caluroso de verano, con la pijama puesta a las 3 de la tarde, sin comer, rebotando encima de una pelota de pilates, con un seno medio de fuera, un bebé de tres meses en los brazos y no preguntes cómo pero también estoy sosteniendo el móvil con dos manos.

Sígueme en Instagram:

4 comentarios en “Una adulta perdida en el mundo de los bebés”

  1. Wow gracias por contarnos tu experiencia, me sentí identificada cuando tenia más o menos tu edad y dos hijos pequeños . Recuerdo cuando viaja sola de Noruega a Venezuela con los dos, uno de brazos y el otro aprendiendo a caminar. Pero eran tantas las ganas de verme con mi familia y amigos que sentí que lo lleva lleva fácil, besos y gracias

    1. Soy fan del blog de Jime! Solo tengo una impresión que quisiera aclarar porque es un tema que me interesa. Generalmente ella solo se refiere a su esposo como “el galán”, “mi pareja” o “el padre de Gonzalo”, lo cuál me parece muy curioso ya que no se desborda de amor o emoción al referirse a él como cualquier mujer enamorada lo haría. También noté que él solo tiene un par de fotos con ella en su perfil de IG y generalmente ella no lo etiqueta en las fotos.

      Ojo: no pretendo juzgar a nadie por cómo maneja su vida, pero hay algo que me intriga. ¿Se tratará solo de un acuerdo de relación a beneficio de los dos, sin compromiso afectivo?

      Lo pregunto porque yo estoy interesada en hacer algo similar y al parecer es algo que se puede sobrellevar sin problemas entre una mexicana y un español.

      Espero sus comentarios, gracias!

      1. Hola Linda,
        Mi chico y yo tenemos una relación amorosa, nos amamos. Si no hablo de él es porque esa parte de mi vida prefiero disfrutarla para mi.
        Gracias por comentar y sobre todo, por leer el blog!!

        Abrazo!

  2. Qué bueno que lo sacaste, escribir es una forma de desahogo, espero te haya aligerado la carga, porque eso de ser mamá demanda tiempo, mucha energía y harta paciencia. ¡Tú también estás aprendiendo!
    Me quedé esperando la otra parte, la del mundo de los bebés, sus ritmos y en general todos los misterios que encierra. ¡Y falta también la crónica del segundo viaje! Esos momentos especiales que sacan a una de la rutina, no pueden faltar.

    Abrazos con todo mi cariño.

    LRF

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *